Rotura de la zapata del trípode

Hace unos meses comentaba por Twitter que se me habían roto los trípodes del instituto. Resulta que al poner el iStabilizer para colocar el iPad en el trípode, el alumnado había girado tantas veces el iPad, que había roto la zapata del trípode.

Ahora sé que se llama zapata, porque pregunté por Twitter, y obtuve montones de respuestas, donde hasta una persona (@JAIMEWILLDIE), me adjuntó una infografía con las partes de un trípode. ¡Gracias a todos y todas!. Cuánto aprendo gracias a esta red social, de verdad. Os dejo el tweet que lancé y todas las respuestas que tuve.

La zapata más cara que el propio trípode

En fin, cuando me puse a mirar, la zapata valía más cara que el propio trípode. ¡No me lo podía creer!. Había conseguido que el AMPA nos adquiriera trípodes y telas de chrome key, y tras tres años de uso, ya estaban rotos. Cierto es que no hemos parado de usarlos, por lo que también era algo lógico que sucediera. Los trípodes no eran de tanta calidad como nos hubiera gustado, pero era el presupuesto que teníamos.

Cosas del destino, una mañana viene el padre de mi alumno Ernesto, al que yo le digo Ernesto padre cariñosamente. Un padre entregado y siempre al día con el uso de la tecnología, al que mi pareja (@cento) y yo le tenemos mucho aprecio. Ernesto se presenta en mi despacho y me saca una pieza de su bolsillo. ¡Era una zapata impresa en una impresora 3D!. ¡No me lo podía creer!. Encima le había grabado mi nick en Twitter. Moría de la risa, me la había personalizado y todo.

Diseño de las zapatas en impresión 3D

Probamos el modelo que había hecho, y encajaba a la perfección. Ernesto padre se llevó las zapatas rotas, para poder engancharle el tornillo al modelo en 3D y pegarles el plástico que lleva la zapata para que no resbale.

No tengo el modelo en 3D que realizó Ernesto, pero seguro que si alguien me lo pide, estará encantado de compartirlo. Tras una semana, tenía ya hechas las cinco zapatas impresas y con los trípodes del centro totalmente arreglados.

Desde aquí quiero agradecer enormemente a Ernesto lo que ha conseguido para el IES Cartima. Tener a padres y madres que colaboran e implicados en nuestra comunidad educativa es algo que valoro muchísimo, cada vez más. Además muchos ya sabéis que de presupuesto en el centro andamos escasos, y gracias a su impresora 3D hemos solventado este problema. ¡Ya podemos volver a utilizar nuestros trípodes!. Mil gracias de verdad.