Hace unos meses se abría la candidatura para Google Innovator (#SWE17) en Estocolmo, donde Google buscaba profesores y profesoras que tuvieran proyectos con impacto social. La verdad que no me decidía a presentarme, y no fue hasta el último día que una conversación con Manel Trenchs hizo que me convenciera y presenté mi candidatura finalmente. Decidí presentar el proyecto #merezcounacalle por su impacto social.

Unas semanas después recibía un email con la gran noticia, ¡había sido seleccionada! Y del 4 al 7 de octubre tenía que irme a las oficinas de Google de Estocolmo a la Academia de Innovación de Google. Tras muchos papeles y solicitud de permisos a la Junta de Andalucía, para mi sorpresa, me concedieron permiso para asistir a la academia sin perder sueldo, por lo que podía irme tranquila y ¡aprender mucho!.

Breakout EDU y muchas sorpresas

A una semana de marcharme a la academia, recibí un paquete, se trataba de una caja de Breakout Edu, parece que la cosa iba a prometer, y teníamos que preparar un pequeño Breakout para presentarnos en la academia. Además, nos organizaron un Hangouts donde pudimos conocernos los 36 seleccionados del mundo, y así presentarnos y hablar un poco de nosotros, para que cuando llegáramos a Estocolmo ya supiéramos quiénes somos.

Fue alucinante conocer a gente de EEUU, Sudáfrica, Nigeria, Australia, Japón, China, diferentes partes de Europa,… en fin, me quedaba “flipando” del pequeño claustro que íbamos a ser esos días en Estocolmo. Además ese Hangout se convirtió en un grupo de chat de amigos y amigas que hoy día seguimos hablando y no paramos de compartir.

4 días intensos en Estocolmo

Llegaba a Estocolmo a las 12 de la mañana y la academia comenzaba a las 15. El tiempo de soltar maletas en el hotel, comer algo y llegar a las oficinas de Google. Ya nada más entrar no paraba de hacer fotos con el móvil, estaba alucinando, y los nervios me comían. Comenzaba a saludar a todos los seleccionados, allí estábamos esperando a subir en el ascensor donde nos indicaban el lugar donde nos reunían. Sí, las oficinas de Google son alucinantes como se cuenta, y su comedor tiene una comida riquísima y sana (Google Food) que me dejó asombrada.

Nada más entrar nos entregaron la acreditación y una camiseta de Google Innovator, y nos llevaban a una sala donde el equipo EdTeachTeam presentaba el evento, pues eran los encargados de organizarlo con Google. Allí nos presentaron a las diferentes personas que nos iban a formar esos días, y a los diferentes Coach de cada grupo. Tras dinámicas muy divertidas donde pudimos conocernos más entre nosotros, después nos dividieron en grupo para resolver un Breakout, donde nos lo pasamos en grande resolviendo el rompecabezas que nos habían planteado a través de los Doodles de Google y finalmente hacíamos nuestro pequeño Breakout individual a los compañeros de nuestro grupo para conocernos más. Aquella noche en la cena hicimos un intercambio entre todos nosotros de postales de nuestra ciudad y pequeños souvenirs, momento que nunca olvidaré.

Design Thinking, trabajadores de Google y pequeñas conferencias

Al día siguiente ya comenzamos las dinámicas desde bien temprano, y ya nos dividieron en grupos de 6 personas donde teníamos un Coach asignado para poder trabajar sobre nuestro proyecto. En mi caso me tocó Carlos, a quien le estaré eternamente agradecida por lo genial que nos hizo estar durante toda la academia y todo lo que aprendimos de él. Los otros miembros de mi grupo fueron: Dale, profesor de Perú, Quinton, profesor de EEUU, Sandy de Suecia, Ana de Australia y Nadjib de Londres.

Los dos días siguientes de academia fueron de trabajo intenso desde la mañana hasta la tarde, de un no parar, de aprender sobre Design Thinking con Leslie McBeth, de trabajo en grupo, de liderazgo, de aprovechar el tiempo al máximo con Jennie Magiera y un largo etcétera de no parar de aprender. Incluso tuvimos la oportunidad de conocer a ingenieros de Google y nos mostraron parte de su trabajo y de novedades que habrán en educación, pero hasta aquí puedo hablar. Además en nuestras mesas nos encontramos una mochila de Google, una libreta y un bolígrafo de Google y una libreta Rocket Book, que es una pasada, ¡si la metes en el microondas se borra todo lo escrito en ella!, además de poder digitalizar todas las notas que escribas en ella.

Por supuesto, toda la academia es en inglés, así que además pude practicar aún más mi inglés. Presentando mi proyecto y hablando con los compañeros en la academia, a todos y todas les encantaba y se querían sumar al proyecto desde sus países. El fin de la academia llegaba con un reconocimiento en un diploma y un pin de Google Innovator, donde todos nos íbamos encantados de la experiencia vivida. Ha sido algo que nunca podré olvidar.

Me vengo con el proyecto #merezcounacalle desarrollado y montones de cosas que me traigo para poder aplicar en el aula. ¡Gracias Google!.