Hasta cuándo en un mundo conectado, los centros van a seguir desconectados